ELIMINAN VENTAJAS A INGRESOS POR INTERESES DE VALORES GUBERNAMENTALES

México, 12 Ene.- A partir de este año, los ingresos por intereses de valores gubernamentales ya no gozan de la exención que tenían y por lo tanto se eliminó el trato preferencial de que gozaban respecto a los emisores privados, informó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

En el resumen ejecutivo correspondiente a la semana del 6 al 12 de enero del año en curso, la dependencia federal señala que a partir de las modificaciones al régimen fiscal aprobadas por el Congreso de la Unión, los intereses generados de inversiones en títulos de deuda gubernamental serán gravados.

Hasta el año pasado, los ingresos por intereses, exceptuando a aquellos provenientes de valores gubernamentales, estaban gravados con una tasa de retención de 24 por ciento sobre los primeros 10 puntos de interés nominal.

Además, el impuesto del 24 por ciento sobre los intereses nominales era retenido por los intermediarios financieros y se consideraba como definitivo, es decir, la retención no era revisada después para verificar que el impuesto pagado por el contribuyente correspondiera a lo que efectivamente tenía que pagar, ni podía ser acreditada contra algún otro impuesto causado por el contribuyente.

Considerando que las tasas de interés reales fluctúan constantemente y en los últimos dos años se han ubicado entre el tres y seis por ciento, el diferencial con respecto a la tasa de interés que se observa en el mercado corresponde a la inflación.

Esto último es para restituir el poder adquisitivo de la inversión original, por lo que aún cuando resultaba una tasa reducida, en el esquema anterior también se gravaba la inflación o parte de ésta.

A partir de los cambios al régimen fiscal, la tasa de retención pasa de 24 por ciento sobre el interés nominal (que era equivalente a una tasa de retención de 2.4 por ciento sobre el principal) a una tasa de 0.5 por ciento anual sobre el principal al que se le aplica el interés, lo que equivale a una tasa mensual del 0.042 por ciento (en el esquema anterior de tasa de 24 por ciento, la tasa mensual sobre el principal era de 0.2 por ciento).

Precisa que si el contribuyente exclusivamente tiene ingresos por intereses reales (intereses nominales descontados de la inflación) inferiores a 100 mil pesos anuales, la retención del Impuesto Sobre la Renta (ISR) es definitiva y no tiene que presentar declaración anual de dicho impuesto.

Por otra parte, si se perciben más de 100 mil pesos anuales por concepto de intereses reales, la retención del ISR se considera como pago provisional y el impuesto retenido puede acreditarse al presentarse la declaración anual del ISR.

Esta modificación trae consigo importantes beneficios para los contribuyentes, sobre todo en un entorno de tasas de interés estables y a la baja como el que prevalece en México.

En otro orden, refirió que de acuerdo a las nuevas disposiciones a partir de 2003 las personas físicas deberán acumular a sus demás ingresos los dividendos, las ganancias en la enajenación de acciones y los intereses reales.

Con base en lo anterior, los intermediarios financieros deberán calcular el interés real efectivamente percibido por sus clientes en sus inversiones y entregarles al año una constancia que señale el monto de las retenciones realizadas equivalentes al 0.5 por ciento anual sobre el principal, así como el importe de los intereses reales efectivamente obtenidos sobre su inversión.

Si el contribuyente tiene ingresos por intereses reales por arriba de 100 mil pesos anuales o percibe otros ingresos superiores a 300 mil pesos al año, está obligado a presentar declaración anual del ISR.

De esta manera, el contribuyente adicionará a sus demás ingresos los intereses reales percibidos que le fueron comunicados por su intermediario financiero.

Al respecto, la SHCP considera que con el nuevo régimen no sólo se logra gravar el ingreso de los ahorradores de acuerdo a su capacidad contributiva, sino que además, se les reconoce las pérdidas que pudieran derivarse de sus inversiones, las cuales podrán disminuir de sus demás ingresos (excepto de los ingresos por salarios o actividades empresariales o servicios personales independientes).

"El nuevo régimen beneficiará a los pequeños ahorradores, ya que en el régimen en vigor hasta 2002 se llegaba a gravar con este impuesto en algunos casos el capital, porque no se consideraba la pérdida real en la que incurrían los contribuyentes ante la presencia de altas tasas de inflación que ocasionaban que las tasas reales de interés fueran muy reducidas o incluso negativas", expone.

Asimismo, precisa que la globalización de los ingresos de las personas físicas, acumulando a los demás ingresos los dividendos, las ganancias en la enajenación de acciones y los intereses reales, mejorará la equidad del ISR y el control en el cumplimiento de las obligaciones fiscales.

Al eliminarse la exención a los valores gubernamentales, las empresas privadas podrán competir en igualdad de condiciones para captar el ahorro de los inversionistas.

Asimismo, el gobieno federal y el Congreso de la Unión avanzan en la construcción de un sistema tributario más justo y transparente, en el cual todos los que deben pagar impuestos cumplan con sus obligaciones fiscales y lo hagan de acuerdo a lo que verdaderamente les corresponde, agrega.

NTX/EAH/CHA