FIRMAN BORRADOR DE ACUERDO DE PAZ PARA ACABAR GUERRA COSTA DE MARFIL

París, 24 Ene.- Representantes políticos y facciones rebeldes de Costa de Marfil firmaron hoy aquí un borrador de un acuerdo de paz, que pondrá fin a más de cuatro meses de guerra civil en el país africano, informaron fuentes de ambas partes.

El documento, suscrito este viernes en la sureña localidad de Linas Marcoussis, 30 kilómetros de París, incluye la formación de un gobierno de conciliación nacional y la designación de un primer ministro con mayor poder durante la transición a comicios generales.

El acuerdo también prevé que el actual presidente Laurent Gbagbo permanezca en su cargo hasta que termine su periodo de cinco años en el 2005, a condición de que su administración concerte una integración de las partes enfrentadas para un gobierno abierto.

El objetivo primordial es convocar a elecciones transparentes y fijar la fecha de su celebración, así como desarticular grupos combatientes y declarar medidas de amnistía para regularizar la tensa situación de Costa de Marfil.

Fuentes cercanas a los negociadores prevén la elección del futuro primer ministro en los próximos días y un retraso en la vigencia del plan de paz, ya que se necesita la aprobación de una cumbre de líderes de Africa, que se reunirá en París la próxima semana.

La firma de este borrador representa una posible salida del conflicto marfilense, que desde septiembre pasado mantiene tensas las relaciones entre la parte gubernamental y la rebelde, esta última que ha tomado la mitad norte del país.

El secretario general del Movimiento Patriótico de Costa de Marfil (MPCI, por sus siglas en francés), Guillaume Soro, declaró este viernes que las particiones rebeldes aprobaron el pacto "para salvaguardar vidas humanas y lo que queda todavía de nuestro país".

Por su parte, el primer ministro de Costa de Marfil, Pascal Affi N"Guessan, afirmó que el gobierno consumó su propósito de que los rebeldes accedieran a firmar un documento y se comprometieran a desarmarse.

Las negociaciones en Marcoussis iniciaron el pasado 15 de enero con la demanda de los rebeldes de que Gbagbo debería abdicar de su cargo y el gobierno convocar elecciones anticipadas a la brevedad posible para acabar con el conflicto civil marfilense.

El acuerdo constituye los primeros frutos del esfuerzo de Francia para conciliar al gobierno y los rebeldes en la mesa de negociaciones, y con ello concluir el conflicto que ha dejado cientos de muertos y más de un millón de desplazados.

Observadores internacionales conservan un optimismo moderado acerca de las posibilidades de éxito de estas negociaciones, dado que París dispone de importantes medios de presión sobre los dirigentes de esa ex colonia francesa.

Desde octubre pasado cerca de dos mil 500 soldados franceses se esfuerzan por proteger a los ciudadanos extranjeros que residen en el país y respetar el alto al fuego auspiciado por la Comunidad de Estados de Africa Occidental (CEDEAO).

La propia CEDEAO consiguió a mediados de ese mismo mes el primer alto al fuego entre el gobierno de Gbagbo y el MPCI, y se comprometió a enviar una fuerza africana de interposición a Costa de Marfil, durante su intervención en la cumbre de Accra.

NTX/EPM/GMP