Campo: Falta Voluntad

 

SE ahonda la diferencia entre las organizaciones campesinas y el Gobierno Federal, luego de la publicación de la convocatoria a un Diálogo por una Política de Estado para el Campo, calificada como unilateral por los dirigentes de las agrupaciones, pues éstas plantean un viraje en el tratamiento de los problemas del agro y la revisión del capítulo agropecuario del Tratado de Libre Comercio. Con el rechazo a esa determinación, porque, afirman, no tuvo en cuenta las demandas de los campesinos, cobra fuerza la inquietud en el sector, a la cual se suman organizaciones obreras, estudiantiles y de la sociedad civil en los preparativos con miras a la marcha anunciada para este viernes en la capital del país.

Las organizaciones, y algunas fuerzas políticas, como el PRD, en voz de su presidenta Rosario Robles, atribuyen la publicación de la convocatoria, sin consulta ni acuerdo con los sectores afectados, a una tergiversación de los ofrecimientos del Presidente Fox por los responsables de su gabinete de llevar a la práctica un auténtico diálogo en busca de soluciones. La ausencia del Mandatario sería aprovechada, según esas versiones, para distorsionar el propósito, o bien, señalan otros, es el Jefe del Ejecutivo quien no cumple la palabra ofrecida.

Este gobierno se encuentra frente a uno de los problemas más inquietantes de cuantos haya afrontado desde su comienzo, y sólo podrá resolverse con una auténtica voluntad de atender la situación del campo, agravada debido a la entrada en vigor de la apertura comercial del TLC. La flexibilidad en las negociaciones, tanto con los campesinos como con los firmantes del Tratado, y la comprensión de los problemas existentes, sería el camino para evitar previsibles estallidos sociales en el sector que debería constituir un pilar de la economía del país.