La Guerra, Cada vez m s Cerca

 

INEVITABLE parece la guerra que Estados Unidos -léase Bush, quien está en ello empecinado- quiere desatar en contra de Irak. Las potencias del mundo se basar n en el informe emitido ayer por los inspectores que buscan armas en Irak. Según éstos, se les ha dado pleno acceso a las instalaciones, pero no se ha colaborado sustancialmente en el esfuerzo. Qué más colaboración que abrirles las puertas, darles ese acceso pleno.

Las drásticas ideas belicistas, en lo cual prácticamente se han quedado solos Estados Unidos y Gran Bretaña, dos grandes potencias, no deben imponerse. Nadie, incluidas la población estadunidense y la británica, ya de terribles experiencias en esto de las guerras, desea un conflicto armado. Irak, desde ahora, acusa a EU de emitir "una serie de mentiras" al negar la cooperación con los inspectores de la ONU, y resume sus esperanzas en la objetividad del informe de los expertos. A todo esto, parecen mínimas las posibilidades de la renuncia de Saddam Hussein, como un factor para evitar la guerra. Y, según James Rubin, ex vocero del departamento de Estado de EU, hay 95% de probabilidades de un inicio de la guerra. As¡, el fantasma de la próxima gran matanza deja de ser irreal, para convertirse en posibilidad inmediata.

En realidad, a pesar de sus esfuerzos, Washington no ha sido capaz de demostrar -no puede inventarla- evidencia concreta de armas de destrucción masiva en poder de Irak. Por lo demás, la posición de Estados Unidos es muy clara: como nación soberana -declaraciones del actual secretario de Estado, Colin Powell-, se reserva el derecho "de usar la fuerza sin una coalición". O sea, la ONU utilizada únicamente como demagogia para una falsa imagen de democracia en la Unión Americana. Desde luego, la guerra tendría graves repercusiones en el mundo entero y, según lo visto, ahora la amenaza contra la paz mundial no es Irak, sino EU.