...Y Llegó la "Señora Presidenta"

 

Retraso de 15 Minutos a la Reunión

 

Por NORBERTO LOPEZ ZUÑIGA, enviado

 

LA HAYA, Holanda, 27 de enero.- Llegó 15 minutos tarde a la importante reunión que presidía su esposo Vicente Fox Quesada. Su retardo -señaló Martha Sahagún de Fox- obedeció a haber ofrecido una entrevista a los medios radiofónicos de este país.

Hans Hogervorts, ministro de Finanzas y Economía del Reino de los Países Bajos, interrumpió su discurso para indicar que en ese mento llegaba la "señora Presidenta de México", Martha Sahagún.

El rostro de Vicente Fox mostró entonces preocupación. Se encontraba frente a los hombres de negocios de este país, el segundo con mayor presencia en México, quienes un poco sorprendidos se preguntaban quién era Martha Sahagún...

La sede fue el castillo de Wittenburg, donde el funcionario interrumpió su intervención para seguir con la mirada a Martha Sahagún y soltarle enseguida: "Bienvenida, señora Presidenta".

Ante el señalamiento no hubo reacciones. Sólo el Presidente Fox y el embajador Santiago Oñate intercambiaron miradas.

En su mensaje Hogervorts confió que está casado con una mujer mexicana y resaltó que la economía de México es muy fuerte. En su momento Vicente Fox daría a conocer lo que a su juicio son las oportunidades que ofrece nuestro país para los inversionistas.

Pero no todo quedó ahí. Nadie imaginaba que minutos después al Mandatario mexicano lo sorprendería un nuevo suceso. El abogado Eduardo López Betancourt lo enfrentaría nuevamente -lo hizo por vez primera en París- para reclamarle el hostigamiento y el acoso que por parte de la policía mexicana recibe.

En la puerta del museo Gemeente, el maestro universitario gritó: "Fox mira cómo me tiene tu policía en México".

A los reporteros López Betancourt explicó que la persecución de que es objeto obedece a una acusación por difamación que le hizo el secretario de Seguridad Pública, Alejandro Gertz Manero, debido a la cual fui aprehendido una vez.

Tras el difícil momento el Presidente de México pidió al canciller Luis Ernesto Derbez, atender al jurista. Tan preocupó a Fox la reclamación de López Betancourt que en su discurso aludió: "Para nosotros es sumamente importante respetar la libertad  de expresión, respetar los derechos humanos de cada persona y atender a quien se exprese frente al Presidente".

 

RECIBIDO POR LA REALEZA

 

Poco después, el Presidente de la República Vicente Fox con motivo de su visita oficial, llegó al Palacio de Noordeinde, donde fue recibido por la Reina Beatriz y el Primer Ministro del Reino de los Países Bajos, Jan Meter Balkenende, quienes en punto de las 10:00 horas salieron a dar la bienvenida, atravesaron la plazoleta y permanecieron por espacio de cuatro minutos a que arribara el visitante.

Su majestad con capada mink, sombrero negro y medias color marfil, no mostró el menor empacho en traspasar el umbral del inmueble construido en el siglo XVI, que acompañada por el Ministro, esperaron pacientemente y tener un breve diálogo con Meter Balkenende.

El Mandatario llegó a bordo de una limusina, escoltado por un escuadrón de motociclistas de su majestad. La Reina lo saludó fraternalmente y por un instante, Fox dudó estrecharle la mano o besarla en la mejilla. El protocolo se impuso y le extendió la mano.

Ligeramente atrás se encontraba su esposa Martha Sahagún, quien vestía un traje sastre de lana color gris, con sombrero negro, muy europea y medias del mismo tono. Era acompañada por el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Ernesto Derbez, el jefe del Estado Mayor Presidencial, José Armando Tamayo y el embajador Saiago Oñate y su esposa, con un vestido color rojo.

En el estrecho podium con barandal de madera tallada esperaba la monarca y al Mandatario, donde ambos escucharon las interpretaciones de los himnos nacionales de México y Holanda.

Una vez concluidas las notas musicales, el Presidente Fox y la Reina Beatriz pasaron revista a la 12ª compañía real del Cuerpo de Marines de Holanda. Al descender del podium, Fox titubeó y se cruzó frente a su majestad para ocupar su sitio en el recorrido.

Este pasaje fue comentado por el encargado de prensa del Primer Ministro, que con la más absoluta naturalidad expresó: "Sólo es una Reina" y sin reparar en el suceso, abundaría sobre el particular y afirmar que Holanda "vive en una monarquía relajada", muy lejos del formalismo protocolario de la monarquía británica, donde no se puede tocar a la Reina Isabel II. "Aquí la Reina no es divina", remató el portavoz.

EXE04.TX    MRS Fox-s-e      -frd-0k************0ÿþÿ