Reconstruir el Futuro

 

Tropezar con la Lógica

 

Por MARCO ANTONIO AGUILAR CORTES *

 

DESDE Davos, Suiza, el Presidente Vicente Fox Quesada expresó diversos conceptos dignos de reproducción y análisis. "Debemos librar con éxito la batalla en contra de la pobreza, porque representa el mayor desafío para la humanidad. Es el enemigo a vencer, porque hasta ahora no hemos podido ganar la batalla... si queremos prosperar juntos reconozcamos que la lucha en contra de la pobreza y la exclusión es la lucha por la paz, por la justicia social, por el futuro de todos, toda vez que no se puede caminar en donde se privilegia a pocos y se condena a muchos. Recordemos que el mundo es de todos. De nada sirve que avancen unos cuantos mientras que la mayoría se estanca o retrocede... la pobreza no explica ni debería de explicar al terrorismo. El terrorismo es un cáncer que padece la humanidad y que debe erradicarse de la faz de la Tierra... éste no es tiempo de cambiar de principios, sino de asegurar la inclusión al desarrollo... Debemos cambiar, pero cambiar para construir, no para destruir... Hemos de vincular políticas económicas y sociales. Hay que llevar a la práctica un nuevo humanismo económico..." A todos nos enaltecen esos conceptos. Forman dentro de una retórica  ­ aceptable que refleja lo mejor de la política exterior de México. La intervención presidencial se presentó en un foro económico mundial. Que tuvo un recibimiento "tibio', y "un poder de convocatoria que no fue de la magnitud cuando asumió la Presidencia de la República" (EXCELSIOR-Norberto López Z.-25-enero-2003) se entiende y se explica. El poder desgasta, y el no poder desgasta más.

 

*

 

PERO lo valioso es el contenido ideológico de lo expresado. Acertó el Presidente Fox en todo lo que he transcrito de su discurso. Tan importante es lo que dijo allá, allende el océano, que debemos pedirle que acá, en el territorio nuestro y con los mexicanos, se aplique de inmediato. ¿Por qué no libramos la batalla en contra de la pobreza aquí y ahora? ¿Por qué se hacen exclusiones para luchar por la justicia social y el futuro de todos? ¿Por qué aquí se privilegia a pocos y se condena a muchos? México es de todos los mexicanos. De nada sirve que en nuestro país avancen unos cuantos, mientras la mayoría se estanca o retrocede. Este no es el tiempo de cambiar de principios en nuestro país. Lo mejor de nuestra historia debería orientarnos. Cambiar por cambiar, o cambiar sólo para destruir, es, ha sido, y será, una tontería en México y en todas partes. ¿Por qué no imponer, con talento y eficiencia, un humanismo económico en nuestra propia nación? Total, lo que no es bueno es decir, afuera, lo que en México no sabemos o no queremos o no podemos aplicar. Que la receta que demos para todos, la apliquemos en nosotros mismos. Debemos ser congruentes. Algo más. Volvió el Presidente Fox, lamentablemente, a tropezar con la lógica y el lenguaje, cuando afirmó que "en vez de crear guerras hay que reconstruir el futuro". Como el futuro todavía no es, aún no se construye; y lo que todavía no se construye no se puede "reconstruir". Bueno, en todo arroz siempre se encontrarán algunas basuritas; sin embargo, ¡cuidado con abusar!, señor Presidente.

 

* Escritor y periodista